Vidrio Estructural

El vidriado estructural técnica de sujeción del acristalamiento mediante el empleo de siliconas especiales: en los muros-cortina tradicionales, es la cara exterior del marco la que recibe los esfuerzos de succión inducidos por el viento e impide que el acristalamiento caiga al vacío mientras que en el sistema estructural, es la junta de silicona la que garantiza esta función. Hoy en día, las posibilidades estéticas del sistema estructural suscitan gran interés entre los arquitectos y proyectistas en virtud de la elegancia, luminosidad y espectacularidad estética de la que dota este sistema de acristalamiento a las edificaciones.

Es el recurso arquitectónico ideal para llevar la luz allí donde se necesite, es ecológico, porque ayuda a reducir el uso de la electricidad, y existen incluso la posibilidad de que sea estructural y no solo para la fachada también para caminar por un piso acristalado. este material está diseñado para resistir tanto cargas de uso residencial como comercial, con grosores del panel y del marco que varían según las exigencias estéticas y estructurales. Generalmente se emplea un vidrio con la superficie tratada para que sea antideslizante, al tiempo que reduce su transparencia, y puede adquirirse en diferentes tonos de color.